Voy a comenzar por decir cuánto tiempo nos conocemos, o  hace cuanto me enteré que mi tiroides estaba funcionando mal. Hay que ser sinceras, pocas sabemos de algún problema de salud hasta que nos lo diagnostican. Y para ser honestas ignoraba que era eso de Tiroides (no me juzguen por favor).

Comencemos, esto paso luego de dar a luz a mi pequeña en el mes de junio del 2014. Exactamente 4 meses después, retorne al trabajo, fue entonces cuando comencé a ver ciertos síntomas que en un principio pensé que se trataba de anemia pero NO.

Cuales fueron mis síntomas:

  1. El cansancio era exagerado, solo quería llegar a casa estar con mi bebe en cama, quería dormir y dormir y al día siguiente «tenia» que madrugar para ir al trabajo.
  2. Mi cambio de humor de un momento a otro, o sea imagínate ahora podía estar riendo y al segundo estar llorando. Tenía los sentimientos a flor de piel, cada palabra, cada gesto, terminaba en llanto, o cólera. Mi esposo siempre fue un ángel y me tuvo tanta paciencia, y estuvo conmigo en todo momento,  a pesar de «mi humor».
  3. La caída del cabello, no se ustedes pero para mí una de las cosas sagradas que amo es el cabello y a mí se me caía en exceso, yo creía que era porque estaba dando de lactar (y todos me lo repetían) imagínate de por si tengo poco cabello y demasiado delgado, y se me caía!!!  Era terrible, ver la almohada, la ducha, pasar los dedos por cabello y salir entre mis dedos mucho cabello, definitivamente era deprimente.
  4. La sensibilidad al frío, el dolor de cabeza, y adicional tenía un leve estreñimiento.

Momento de visitar al médico.

Erróneamente dejaba pasar los días, creyendo que se trataba de anemia. Aunque no estaba tan segura de ello, porque me alimentaba muy bien y sanamente, entonces pensando en mi princesa, como aun le daba de lactar, me animé a  sacar cita con un especialista de medicina general.

Llego el día de mi cita y yo como siempre muy tranquila, llamaron por mi nombre en la sala de espera, entre al consultorio y mire de frente a un médico muy tierno, de avanzada edad me dio tanta confianza, asumo yo porque creo que hay experiencia. Entonces me pregunto mi nombre, edad y esas cosas que dicen los médicos, entonces le comente todo y sobre todo que  hace poco me había convertido en mamá, y le explaye todos mis síntomas. El médico me hizo un chequeo general, las uñas, la piel, o sea todo. Luego me entregó la orden de laboratorio, no entendí mi pío (literalmente) pero solo recuerdo que decía TSH, hemograma, eran sólo análisis de bioquímica (sangre), como era tarde me los hicieron al día siguiente en ayunas y la verdad pensé que sólo sería una anemia.

Gracias a la tecnología podía acceder a mis resultados desde el móvil o laptop, la ansiedad y la curiosidad se apoderaron de mi. Mientras esperaba los resultado, lo primero que hice fue investigar que significaban esos análisis de TSH que me habia enviado el Dr.

La información que encontraba trataba sobre la producción de hormonas tiroideas, primera vez en la vida que había oído sobre ello. Programe mi siguiente cita para que el Dr. revisara los análisis. Me explicó que tenía un problema con la tiroides que me derivaba a Endocrinología. Tuve suerte era miércoles y había un médico de turno con esa especialidad. Me dieron una consulta adicional y me atendió, comencé a investigarlo por Internet «una característica mía de ver con que médico me atiendo«. Entonces era un médico reconocido y experto en su especialidad.

Me explicó un poco más de los resultados. Mis análisis de hemoglobina estaban siempre arriba de los 14. Excepto el primer trimestre del embarazo, estaba por los 11 o sea una leve anemia.

El Dr. me indicó el diagnóstico, menciono que tiene que ver con la enfermedad de HashimotoLe pusieron el nombre de quien descubrió la enfermedad Hakaru Hashimoto, eso ya lo había investigado, más conocido como «TIROIDITIS». En mi caso yo tenía ‘HIPOTIROIDISMO’ explico que mi sistema inmunológico no asimilaba las hormonas que mi tiroides produce. Eso afectaba mi sistema digestivo, sistema nervioso, hasta reproductor, me explicó que el dolor de cabeza era también causa de ello. Y lo más importante la contextura, para mi caso mi peso normal antes del embarazo era de 50 kg en el último mes llegué a pesar 58kg subí 8kg todo el embarazo (lo normal). Cuando Tina nació pese 54kg, yo estaba muy bien y feliz con ese peso.

El HIPOTIROIDISMO causa el aumento de peso, pero yo no le tome tanta importancia en ese momento. Tenía que comenzar con el tratamiento consumiendo levotiroxina 100mg en ayunas todos los días.  Tina estaba muy pequeña y aun lactaba, tenía que esperar que cumpla los 6 meses que es la edad más importante y recomendable hasta donde debe alimentarse de la leche materna. Obvio puede ser hasta la edad que la madre considere, pero eso me hizo cambiar mis planes, pues yo anhelaba disfrutar de una larga etapa de lactancia con ella.

Hasta aquí la parte uno de mi historia con mi amiga la tiroides, en el siguiente post hablaré sobre el inicio del tratamiento, el dejar de dar de lactar a Valentina, los cambios físicos y psicológicos.

Atte: Lita – Una Mamá Valiente

10 thoughts on “Mi amiga la TIROIDES

  1. Hola guapa
    Muchas gracias por tu compartir tu experiencia personal con la tiroides, la verdad es que no sabía nada de esta condición y es genial saber un poco más
    Esencial ir al médico cuando notamos los sintómas, asi que has hecho genial en compartirnos también como saber que algo pasa con ella
    Un besazo

  2. Hola guapa. Te agradezco que compartas tu experiencia al conocer que padeces de hipotiroidismo.
    Hay que estar muy atenta a los síntomas e hiciste muy bien en acudir al médico enseguida para empezar con un tratamiento.
    Además con tu pequeña aún lactando supongo que se te hizo más cuesta arriba. Ánimo!
    Un besote

    1. Hola Lorena!!
      Muchas gracias por tus palabras, definitivamente es una experiencia que fue muy difícil pero que nos hizo mas fuertes y unidas!!
      Cariños, feliz día!!

    2. ¡Hola!
      Pues gracias por toda la información que nos estas contando en tu entrada, eso nos ayuda a saber si alguna vez sentimos eso es mejor buscar al médico, para recibir un tratamiento efectivo.
      Mucho ánimo y a cuidarse.
      Saludos

  3. Hola!
    la verdad es que el problema con el tiroides no pudo aparecer en peor momento. Recien dada a luz y dando el pecho, ya se podría haber esperado; es de agradecer que compartas lo que sucedió ya que hay gente que también podría confundir los síntomas con anemia o simplemente cansancio por el exagerado calor que tenemos.
    Besos!

  4. Tuviste mucha suerte de que te dieran las consultas tan seguidas y pudieras atajar pronto la enfermedad. Nos vas contando la evolución en próximos post a ver si las pastillas ayudan, bss!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *